Voces Comunitarias

tu voz, tu fuerza

Ayúdanos a desarrollar Voces Comunitarias

 Voces Comunitarias es un proyecto de Bethics

Lunes, 29 Julio 2013 17:59

Q ZAR: Cuando la confianza en ti mismo y en lo que crees se conectan

Escrito por

Zarzamora madura | Foto Roberto G. GarzaQ ZAR es mucho más que el nombre que identifica a una cajita o a un tarro de un litro que contiene las más deliciosas zarzamoras del México. Q ZAR se ha convertido ya en un emblema de producción 100% orgánica y se asocia a la calidad, beneficios sociales y soluciones sustentables. Q ZAR es también un ejemplo de emprendedores que con entrega y tesón siguen alcanzando un sueño que se reinventa cada día…

Texto por: Silvia Gurrola Bonilla
Fotos: Roberto G. Garza y Productores Q ZAR

¿Qué significa Q ZAR? Parecería que el nombre que identifica al producto es el acrónimo de ¡Qué zarzamoras! a fin para hacer alusión a la expresión espontánea más comúnmente pronunciada por quienes hemos tenido la suerte de probar ese suculento fruto, pero no. La letra Q fue elegida para señalar que son de Querétaro, principalmente de San Juan del Río, lugar donde se ubica la huerta y que es también el estado de donde son oriundos o ha crecido el grupo de amigos que forma parte del grupo Productores Q ZAR cuya misión es: ¡fascinarte con el campo mexicano!

Productores Q ZARLa Q tiene además el propósito de dignificar el origen de un producto que ha sido calificado por expertos como el de mejor calidad en el país, y ya comienzan a exportar. Sin embargo, para llegar al nivel en el que están, el grupo ha tenido que recorrer un largo camino.

Hace diez años, cuando fueron invitados por amigos de Michoacán a sembrar zarzamoras en Querétaro, se dirigieron a las autoridades encargadas del financiamiento de proyectos agrícolas en el Estado. En esa ocasión, el burócrata que les atendió les dijo: “¿Zarzamoras? Yo conozco de eso ¡Y en Morelos, terminan dándoselas de comer a los puercos!”. Y se negó a revisar siquiera el proyecto que con tanto empeño diseñaron junto con 15 productores de 5 municipios, con el apoyo de exportadores de otros Estados. Igualmente, algunos conocidos expertos en materia agrícola les aconsejaron no sembrar en la zona pues, según ellos, el clima no sería favorable para el producto y les alertaron que el fruto es poco conocido y tiene un alto costo debido a los cuidados extremos que se requieren para no maltratarlo, pero, como la ranita de la fábula que llegó a la meta justo por no haber escuchado los gritos de desánimo, los abucheos y las burlas porque era sorda, los productores decidieron poner oídos sordos a las críticas negativas, hicieron caso a su intuición y se concentraron en la nobleza y encanto del cultivo y su fruto, pues ellos habían visto que éste daba excelentes resultados en ciertas zonas de Michoacán, en condiciones climáticas similares a las de San Juan del Río y otras regiones del Estado de Querétaro.

Nuestra Vocación es el Campo

Productores Q ZAR se auto identifica como “gente de campo” amantes de la tierra y apasionados por la nobleza de su producto y de las soluciones sustentables y sociales que se generan al aprender e intentar nuevas formas de hacer agricultura. “Siendo del campo, nuestros mayores nos enseñaron lo que sabían de la siembra y sobre las ´´revolucionarias´´  técnicas de agricultura, pero nuestra generación parece haberse alejado del amor por la tierra, de hecho, nuestros mayores hicieron lo que pudieron para que saliéramos a las ciudades e hiciéramos estudios o tuviéramos un oficio, lo que nos distanció del campo”. Lamenta uno de ellos “…pero desde donde estábamos, fuimos llamados nuevamente por la tierra”. Sonriendo y sintiéndose satisfecho por haber hecho lo correcto. “Buscamos trabajo en las grandes empresas transnacionales y nada, no encontramos el soñado empleo, pero fue lo mejor que nos pudo pasar, porque eso nos llevó a iniciar esta idea tan gratificante. En un principio uno se siente solo por abrir brecha, por no ir por el camino trazado, pero si estás ligado a la naturaleza, ésta te da una perspectiva diferente y, literalmente, poco a poco te revelas sus secretos”.Joven socio | Foto Roberto G. Garza

Hace diez años, con dudas e inquietudes, el grupo de amigos tomó el ofrecimiento de un terreno en renta que amablemente les hizo un reconocido agricultor –que hoy también cultiva zarzamoras–, ubicado en la Comunidad de Senegal de las Palomas, cerca de la carretera México-Querétaro, rumbo a Galindo, y pusieron manos a la obra. Habiendo sido excluidos del campo hace una generación, sabiendo poco del campo y con muchos desacuerdos con la ´´agricultura moderna´´ echaron mano de la experiencia y fuerza de trabajo de sus socios, del ojo y sentido común de las socias, y el conocimiento técnico de los más jóvenes –que habían cursado prepa o universidad– y comenzaron esta iniciativa ambiental y social. Después, pasados unos años, se han sumado jóvenes que inicialmente llegaron sólo para realizar sus prácticas de agronomía y terminaron igualmente fascinados con el cultivo de las zarzamoras y algunos de ellos llevan ya más de dos años fortaleciendo y siendo parte de este sueño que sigue tomando nuevas formas, rumbos distintos e implica retos y compromisos aún más grandes. “No dejamos de aprender de la naturaleza, de aspectos de gestión, de sustentabilidad o de cómo hacer mejor nuestro producto. No es una pepita de oro porque uno se lleva duras friegas, pero así es el campo y vale la pena.” Comenta uno de esos practicantes, que hoy forma parte de Productores QZAR.

Sr. Abuelo | Foto Roberto G. GarzaPara lograr los resultados alcanzados el grupo ha puesto a trabajar y estudiar a sus productores en temas de: agricultura convencional, agricultura orgánica, ecología, lombricultura, biofertilizantes, control biológico, química, física, biología, biotecnología, microbiología agrícola, ciencia del suelo, nutrición y fisiología vegetal, fisiología post-cosecha, apicultura, conservas, normativa y regulación. Además de estar estrechamente vinculados con las áreas de alimentos, gastronomía y turismo. 

Un producto 100% orgánico regido por los principios de la permacultura

QZAR cultiva bajo un enfoque holístico y, de ser necesario, complementa con nutrientes y extractos orgánicos, rigiéndose por la permacultura, es decir; respetando a la naturaleza a través de la observación para conocer sus principios y formas de equilibrio. “No estamos peleados con los químicos, pero consideramos que no nos son necesarios”. Dice uno de ellos, mientras asiente uno de los practicantes, quien luego agrega: “Queremos contribuir a que las familias y agricultores conozcan que no es indispensable usar substancias tóxicas para cultivar alimentos, pues sale más caro vivir enfermo que comprar productos orgánicos, y si conseguimos incrementar la oferta los precios de los productos orgánicos bajarán”. Hoy en día este joven dedica gran parte de su tiempo a conceptualizar y desarrollar modelos de negocio, estos modelos se harán accesibles a las familias para que accedan a opciones sustentables y saludables en forma masiva.Socia con cajas de zarza | Foto Roberto G. Garza

Conforme se camina entre los plantíos, en el suelo se pueden sentir y distinguir diversas hierbas que previenen la erosión del suelo y atenúan la presencia de plagas y enfermedades. El sistema de riego está diseñado de tal forma que las raíces buscan y se extienden penetrando hasta tres metros de profundidad. Esto fortalece la plantación, por esa razón, a pesar de los estragos que han dejado las heladas de los últimos años, las raíces son tan fuertes que, sin el uso de químicos, con el tiempo vuelven a florecer y a dar frutos.  Esa misma forma de trabajo se refleja en la manera de operar de Productores Q ZAR, que ha echado sólidas raíces para enfrentar y superar los malos tiempos. Su filosofía de trabajo y su forma de ver la vida es difundida entre quienes los apoyan en temporada de cosecha –mayoritariamente mujeres–, pues saben que en promedio las mujeres destinan entre 80 y 90% de sus ingresos al bienestar familiar y eso significa más salud, alimentación y educación en sus hogares, aumentando las probabilidades de una mejor sociedad. “Es muy gratificante ser personas socialmente responsables. En México hay al menos 2,800 grupos de emprendedores sociales que respetan el medio ambiente… es bueno saber que no somos los únicos ´locos´ y que ya no estamos solos”. Mencionan algunos de los socios mientras dirigen una mirada hacia la huerta que ciertamente los enorgullece.  La presencia y crecimiento que esos 2,800 emprendimientos han tenido, entre ellos Productores Q ZAR, es una evidencia muy clara de que las reglas de producción están cambiando.

La pisca personal una experiencia excepcional

La cosecha de la zarzamora va de la última semana de abril hasta fines de junio. En la huerta uno mismo puede recolectar toda la zarzamora que desee, pagando por cada recipiente de un litro que se llene a precios muy inferiores a su valor en los supermercados, y por menos de lo que cuesta una visita al cine, además, ¡todas las ideas, y la zarzamora que te lleves de la planta a la boca dentro del huerto son gratis! Esta idea de piscar con sus propias manos fue algo atinadamente sugerida por una de las socias del grupo y sus visitantes la llevan porque con ella se puede hacer mermelada, helado, crepas, tartaletas o simplemente se puede disfrutar de su frescura y sabor natural. 

Letrero de Q ZAR | Foto Roberto G. GarzaCon la experiencia adquirida, actualmente algunos de los socios más jóvenes están prospectando y realizando asociaciones con agricultores de otros municipios y regiones, el objetivo es establecer nuevos cultivos y huertos que permitan satisfacer la demanda de este tipo de frutos apreciados por consumidores de otros países, sin embargo, el Huerto Q ZAR estará destinado primordialmente a la implementación de ideas sustentables y trabajos de investigación que realizan diferentes universidades, mientras que buena parte de su cosecha se destinará a sus visitantes. Las visitas locales han sido fundamentales para que estos conceptos se mantengan vivos, de otra forma, al segundo año de operación, habrían tenido que cerrar el huerto. “Somos solo intermediarios entre la sociedad y sus necesidades e inquietudes. Algunas personas vienen gustosas y presumen a sus familiares y amigos lo que tenemos en San Juan del Río. Nos entusiasma y motiva que han hecho suyo algo de los sanjuanenses”. Comenta una de las socias.

Zarzamora madura | Foto Roberto G. GarzaEn los últimos años, Productores Q ZAR se ha convertido en un punto de referencia para paseos escolares, visitas de habitantes de zonas aledañas y recorridos para turistas. Y todos, en menor o mayor medida, terminamos por reflexionar sobre la importancia de consumir productos orgánicos que dignifican la producción nacional, aportan a la economía local y no constituyen ninguna amenaza para nuestra salud.  Además, si el visitante desea abundar sobre estos conocimientos, está vinculado con el cultivo o tiene inquietud sobre alguna de esas áreas, los miembros del grupo pueden compartir su experiencia, porque durante las visitas escolares comparten y transmiten la importancia de poner en práctica las teorías y temas del aula, mostrando los resultados y beneficios de tomar el riesgo como emprendedores. 

La cosecha de este año ha terminado, pero el trabajo continúa. Parte del grupo regresa a sus trabajos en la Ciudad pero sus socios dedicarán a la huerta muchas horas después de su jornada laboral para revisar cada una de las plantas, las atenderán y las nutrirán con material de composta y bio-fertilizantes, seguirán preparándose y abrirán nuevos mercados en la región y en el extranjero.

Productores Q ZARAdemás, continuarán documentando las lecciones que han aprendido y las diseminarán entre los sanjuanenses y queretanos. “Q ZAR ha sido como un laboratorio y ahora sabemos bien lo que sí funciona…” dice uno de los fundadores “… por eso queremos hacerle saber a nuestra sociedad que lo sustentable sí existe y es viable”. 

Algunos de los miembros del grupo han tenido la fortuna de ser becados por organizaciones nacionales y latinoamericanas para prepararse en diferentes países y ahora ven claro que el trabajo sustentable es una tendencia muy fuerte y necesaria, y nuestra Región no será la excepción. “No trabajar en esto a la larga puede tener un costo importante para nuestra sociedad; si tienes una idea de mejora social o ambiental es buen momento-tiempo-lugar para hacerla crecer”. Comenta uno de los socios. Actualmente en México se tienen ya muy buenas condiciones para cobijar y detonar estas ideas, condiciones que no existían hace diez años. Por ello, PRODUCTORES Q ZAR desea compartir algunos consejos que harán crecer y fortalecer las ideas de quienes los conozcan a través de Voces Comunitarias: Esto es una carrera de resistencia, no de velocidad; quítate la pena, no te sirve de nada; no tengas miedo de presentar tu idea y buscarle un espacio en nuestro mundo/sociedad; ten en cuenta que ni gobiernos ni empresas, ni las leyes ni el dinero han logrado resolver ciertas problemáticas actuales, es probable que la solución la tengas tú.Organic Berries | Foto Roberto G. Garza

Al difundir su experiencia, el grupo enfatiza sobre la importancia de no detenerse ante un NO, en no hacer caso a críticas de quienes prefieren lo seguro y creer en uno mismo y subraya que lo único verdaderamente seguro es “…que si seguimos como vamos acabaremos con nuestra especie y con el planeta”, por eso nos exhortan a ser parte de la solución no del problema y a no tener miedo al trabajo duro porque es muy sano y siempre será recompensado por la sociedad y el medio ambiente.  

La jornada se termina, habiéndose terminado la época de pisca, cada uno se retira de la huerta, pero es claro que entre esta cosecha y la que vendrá el grupo de Productores Q ZAR mantendrá su perseverancia y avivará el sueño que cíclicamente se inicia, se expande y se reinventa.

Buscar