Voces Comunitarias

tu voz, tu fuerza

Ayúdanos a desarrollar Voces Comunitarias

 Voces Comunitarias es un proyecto de Bethics

Jueves, 25 Abril 2013 17:54

Granja del Carmen: la riqueza de las vacas de los pobres

Escrito por Adriana Alarcón

La producción caprina en México tiene un papel muy importante, no obstante, por años se ha visto menospreciada y se ha mantenido marginada, igual que la gente que la sustenta, por tal motivo se le conoce como la vaca del pobre… Nadie imagina la riqueza que ofrecen estos animales…

Texto y fotos: Adriana Alarcón

Granja del Carmen es una pequeña empresa familiar dedicada a la caprinocultura integral. Está ubicada en la comunidad de Fuentezuelas en el municipio de Tequisquiapan,  desde hace 11 años, cuando llegamos con sólo  7 cabras y la ilusión de hacer nuestra granja. La principal actividad es la producción de leche de cabra así como su transformación en productos lácteos. Desde el inicio, nuestros hijos han estado involucrados en el desarrollo de este proyecto, ya que Amaltea, la primera cabra que compramos hace casi 15 años, fue para alimentarlos, en especial al más pequeño, pues apenas le había quitado la leche materna. Conforme ha crecido la granja, ellos se han involucrado en los procesos de transformación, apoyando en la elaboración de jabones y al mismo tiempo aprendiendo que es necesario trabajar para ganar dinero.

Granja del Carmen es un Proyecto Sustentable ya que tenemos una constante preocupación por los efectos de la contaminación, de la deforestación y la erosión del planeta lo que nos obliga a producir bajo un esquema amigable con el ambiente. De esta manera evitamos al máximo la utilización de químicos innecesarios. Nuestras cabras son manejadas de una forma bastante sencilla prescindiendo de medicamentos que no sean indispensables, administramos tratamientos naturales y homeopáticos, poniendo especial interés en su bienestar para que nuestros productos sean sanos.

Desde el inicio, una de nuestras principales ocupaciones fue mejorar el medio. Dos acciones simples mejoraron el entorno de forma inmediata: la primera fue evitar los trabajos de labranza de la tierra, sembrando en vez de maíz un recurso forrajero perene, de modo que en lugar de perder toneladas de tierra cada ciclo, el resultado fue retener suelo. La segunda fue impedir el sobrepastoreo, al cercar el terreno y evitar la entrada incontrolada de animales a pastar, cuyo resultado fue incrementar la cobertura vegetal así como el resurgimiento de una diversidad de especies vegetales. Quisiera decir que hemos sembrado muchos árboles, lo cual  siempre fue nuestro deseo, en especial, árboles frutales de los cuales poder obtener alimentos, desafortunadamente, ha sido una constante lucha contra las heladas, la sequía, las hormigas, los chapulines y regresa el ciclo. En cambio, sí hemos permitido que una gran cantidad de árboles nativos, crezcan en nuestra granja.

Otra acción importante, en especial para la zona semiárida donde se encuentra la Granja, es la captación de agua de lluvia. Hicimos un bordo bastante grande para acumular agua de lluvia y en parte de nuestras instalaciones tenemos canaletas para captar y guardar el agua que cae en los techos. Asimismo, ahorramos y reutilizamos lo mejor posible cada gota de agua que se consume.

Tenemos un interés especial en implementar tecnología simple pero efectiva para lograr una alta calidad y obtener recursos del campo mexicano sin afectarlo, tomando en cuenta las características de la zona en la que se encuentra nuestra granja.  Estamos convencidos que la caprinocultura es una excelente alternativa para mejorar las condiciones de mucha gente de bajos recursos, iniciando con la alimentación de los niños, tal y como nosotros lo hicimos. Queremos que Granja del Carmen pueda ser un modelo repetible que mejore las condiciones del sector pecuario. Nuestra experiencia y conocimientos nos ayudan a aprovechar y adaptar la ciencia a las condiciones de campo.

Cajeta, jabones, leche y ¡cabrito!

La producción de la granja se vende en parte como leche fluida y otra parte se transforma en productos: cajeta y jabones. Nuestra propia familia es la principal consumidora de lo que se produce en la Granja, así que el control de calidad es constante y exigente. La leche que se produce en Granja del Carmen es limpia, libre de antibióticos u otras sustancias que pueden ser perjudiciales para la salud, contamos con el certificado de rebaño ‘libre brucelosis’, otorgado por SAGARPA. Nuestros clientes tanto para la leche fluida como para los derivados elaborados, cuentan con un producto inocuo y de alta calidad. La venta de los mismos es en un mercado muy reducido, aunque la demanda es aún mayor y continúa creciendo.

Ya que los animales que criamos, en su mayoría se quedan en la Granja para incrementar nuestro rebaño, contamos con animales de genética excelente, además mantenemos un control constante sobre diversas enfermedades que pueden afectarlos. Como actividad colateral, vendemos cabritas para pie de cría así como sementales. Debido a la importancia que éstos últimos tienen en el mejoramiento genético de cualquier rebaño, son muy pocos los animales que se eligen y destinan para este fin. Por tal motivo, la mayoría de los cabritos que nacen cada año, son destinados para el abasto. En Granja del Carmen se vende el cabrito lechal de calidad suprema. Existen varias opciones para la comercialización de este delicado platillo, venta de chivitos en pie, o bien en canal, es decir, se vende la carne lista para cocinarla. Asimismo, a través de los años, hemos perfeccionado nuestra receta y también vendemos la carne ya preparada para hornearla o bien ya cocida para ponerla en el asador.

Gallinas sin estrés, abejas trabajando

Siendo la producción caprina nuestra principal función, hemos venido integrando otras actividades en nuestra granja, todas ellas con la idea de producir nuestros propios alimentos, con un control de calidad sobresaliente, los excedentes obtenidos, los vendemos a otras personas preocupadas por consumir alimentos más sanos.

Así, contamos con gallinas de postura que se encuentran en un ambiente saludable, libre de estrés. Son alimentadas de forma adecuada y al igual que las cabras, evitamos cualquier tipo de sustancia que pueda afectar la calidad del huevo.

Más recientemente, iniciamos con la apicultura. Una de las principales razones para ejercer esta práctica, fue aprovechar los recursos que tenemos: el espacio y la floración que provee la vegetación nativa. No requiere una inversión significativa ni económica ni de tiempo, por lo cual hemos logrado conjuntar bien la producción de miel con la de leche. Aunque recién iniciamos, ya logramos cosechar una miel pura, limpia, con la calidad que Granja del Carmen pone en todos sus productos.

Asimismo, ha sido bueno obtener nuestra propia miel de abeja ya que es un ingrediente que incluimos en los jabones que fabricamos.

Amantes de las cabras, hemos trabajado con ellas desde hace más de 20 años y tenemos la seguridad de que nuestra empresa continuará mejorando, trabajamos día a día para lograr las metas que nos hemos trazado, en especial, el que esta granja pueda ser una muestra de lo que se puede conseguir cuando se valora la tierra.

Caprinocultura, el origen del “cuerno de la abundancia”

La caprinocultura se ha desarrollado paralelamente a la historia de la humanidad y actualmente existen aproximadamente 526 millones de cabras en el mundo. La mayor parte de la población caprina se encuentra entre el trópico de cáncer y el trópico de capricornio, principalmente en países pobres y con climas semiáridos. México no es la excepción. A nivel mundial ocupa el décimo séptimo lugar, compitiendo sólo con Brasil en América.

La producción caprina en México tiene un papel muy importante, no obstante, el desarrollo de esta actividad económica, por años se ha visto menospreciada y se ha mantenido marginada, igual que la gente que la sustenta, por tal motivo se le conoce como la vaca del pobre. Generalmente se ha dado mayor impulso a otras disciplinas como la cría de ganado, de cerdo o la avicultura.

En los últimos años, la caprinocultura ha tenido un gran desarrollo en nuestro país y existe un potencial aún mayor, pues esta actividad está bien arraigada así como los productos que de ella se obtienen. Por otro lado, a diferencia de otras prácticas pecuarias como la producción de carne y leche de vaca o la ovinocultura, no existe una competencia importante de otros países y, Estados Unidos de América, lejos de ser un competidor, es un buen mercado para muchos de los productos caprinos.

Tradicionalmente, en México, la leche de cabra no es consumida de forma directa como en algunos países de Europa, sin embargo, hoy en día viene tomando más fuerza la utilización de leche de cabra para ciertos trastornos digestivos, constituyendo una alternativa a la leche de vaca, sobre todo en los niños. Algunas de las características de ésta leche, como sus glóbulos grasos pequeños, hacen que la digestión sea mejor y más rápida y su proteína es más semejante a la humana, por este motivo, cuando algún individuo presenta alergia a los lácteos, puede ingerir leche de cabra. Finalmente, la leche de cabra cuenta con una mayor proporción de ácidos grasos de cadena corta y mediana que la leche de vaca, por lo tanto es más cardiosaludable.

En países de América como Argentina o Costa Rica, la leche de cabra se vende en supermercados, envasada como leche fluida o en polvo, incluso se comercializa como sustituto de leche materna.

Igual que otras actividades similares, la caprinocultura, requiere ciertos conocimientos básicos y bastante dedicación, sin embargo, a diferencia de otras actividades pecuarias, requiere menos inversión, las cabras son animales de talla pequeña y aunque sus demandas nutricionales son específicas y elevadas, su manutención no es demasiado cara, ya que su rusticidad y características les permite aprovechar recursos forrajeros que otras especies desprecian.

Una vez que se les ha conocido, no es necesario mucho tiempo para convertirse en un amante de las cabras, una de ellas amamantó a Zeus y fue la generadora del cuerno de la abundancia, esto en la mitología griega, pero en la realidad mexicana, la historia se ha repetido más de una vez.

Visita nuestra página granjadelcarmen.com.mx

Buscar