Voces Comunitarias

tu voz, tu fuerza

Ayúdanos a desarrollar Voces Comunitarias

 Voces Comunitarias es un proyecto de Bethics

Viernes, 08 Febrero 2013 12:04

Permacultura: seres humanos en unión perfecta con la naturaleza

Escrito por

Nadar en un lago, estirar el brazo y cortar un durazno, caminar un poco más allá y recolectar espinacas, cebollas, ajos y tomates para la comida; tener a la mano un poco de sábila, que plantas insecticidas mantengan a los mosquitos controlados y retozar en un ambiente sin derretirse de calor o congelarse de frío… no es un sueño, podría ser tu casa…

Permacultura: seres humanos en unión perfecta con la naturaleza

Por: Diana Teresa Pérez
Fotos: Roberto G. Garza

En Tequisquiapan, Querétaro, hay una casa que a simple vista no tiene nada especial: una construcción de un solo piso, con muros en color marrón y amarillo, rodeada de un jardín. Sin embargo, en esta casa, la naturaleza y los seres humanos colaboran por igual, poniendo en juego sus mejores características para generar un sistema de vida sustentable, eficiente y con capacidad de adaptarse a cualquier cambio.

“Sujeto y objeto se unen… todos somos parte del sistema y por eso en permacultura tratamos, con un mínimo de intervenciones, de generar un sistema que funcione de manera más eficiente para que, lo que la naturaleza sobre produzca, lo consumamos”, explica Alexandra Sacher Santana, Ingeniera Hortícola, Licenciada en Derecho y dueña del inmueble.

De origen austriaco, llegó hace más de veinte años a Tequisquiapan y desde entonces decidió que construiría su casa bajo ese concepto, es decir, con un conjunto de principios de diseño interior y exterior que generan ambientes sustentables.

Y aunque ella decidió hacer una casa en un lugar de clima semidesértico, aclara que la permacultura aplica para todo tipo de hábitat sin importar el tamaño de la construcción, incluso, se puede diseñar de manera sustentable en un departamento.

En cualquiera de los casos, el objetivo es cosechar: agua, alimentos, energía y ¡hasta la basura!

Más frío que en Austria

“Nunca había pasado tanto frío como acá en México”, confiesa Alexandra y por eso se dio a la tarea de construir con adobe, “porque –con ese material- ni me aso ni me congelo”.

Además, el adobe tiene la ventaja de representar un ahorro de hasta 20 por ciento en el total del costo de construcción.
Antes de empezar a construir, planeó cuidadosamente la orientación de la casa y ventanas para climatizarla de manera natural, lo cual también representa un ahorro de energía.

Para una construcción de 280 metros cuadrados, utilizó seis mil adobes colocados tanto en muros, como en los muebles de baño, tinas y sillones de la sala, que fueron hechos como una continuación de las paredes.

Los muros pueden mantener una temperatura fresca debido a que tienen medio metro de ancho y dentro de ellos se esconde la instalación eléctrica para evitar que los cables de luz provoquen contaminación electromagnética. De hecho, también cuenta con pequeñas “pantallas” que salen del mismo muro, dentro de los cuales se colocan los focos.

Cada detalle de la casa fue pensado con anticipación: el perchero que se encuentra a la entrada es una viga chueca empotrada en el muro de adobe, y en la que fueron colocados clavos de ferrocarril que hacen las veces de ganchos para los abrigos, sombrillas, sombreros, etcétera.Galería y perchero

La primera habitación de la casa es una galería. Un espacio sin muebles en la que se pueden colgar cuadros o funcionar como un salón de usos múltiples. Cuenta con un tragaluz al centro que crea un ambiente abierto y luminoso.

Toda el agua que sale de los baños –escusados, lavabo y tina- se re-utiliza para el jardín. “Así que no hay problema de que me tarde mucho tiempo en la regadera, porque no desperdicio”, señala Alexandra.

El agua gris, o jabonosa, se destina al riego de árboles más resistentes a sales. Sin embargo, aclara que utiliza jabones biodegradables o que casi no hacen espuma que es lo que más daña al ambiente.

Los baños y recámaras están orientadas hacia el oeste para mantener el calor de la puesta del sol. Las ventanas son de tamaño mediano, en posición horizontal para captar por mayor tiempo la luz solar. 

La cocina y comedor están orientados hacia el este debido a que es una zona que genera calor por las actividades que ahí se realizan: encender las hornillas de la estufa, horno y en general, es punto de reunión de la gente.

Cuenta con un “cuarto frío”, o despensa, que está orientada hacia el norte y que tiene ventilas a la altura del techo y piso para mantener el aire circulando y preservar de mejor manera los alimentos.

La sala tiene vista al jardín. Está orientada hacia el sur y en el muro colocado en esa dirección hay un ventanal que durante el invierno permite que la habitación se caliente y en verano, la mantiene fresca puesto que el recorrido del sol pasa por encima de ella.

En el techo de la casa se encuentra un calentador solar que  mantiene una temperatura ideal para que se bañen hasta dos personas al mismo tiempo sin pasar frío en la regadera.

Cuenta con dos cisternas: una que se alimenta con el agua proveniente de la calle y otra que se alimenta con agua de lluvia.

Alberca viva

Saliendo por la sala o el comedor hacia el jardín, hay una terraza que Alexandra acondicionó con un bar, mesas, sillas, un camastro y una pequeña poza, desde donde se disfruta la vista de toda la variedad de plantas y una alberca “viva” que construyó al centro.

No se trata de una construcción de cemento rellena de agua de la calle, sino de una excavación en la tierra que se alimenta del agua de una de las cisternas que están en el jardín que recolectó ya agua de lluvia.

Es, más que una alberca, un pequeño lago de seis por ocho metros de circunferencia y una profundidad de hasta dos metros. Y está viva porque en la superficie tiene plantas acuáticas que se encargan de limpiar el agua y oxigenarla con lo que se evita el uso de químicos. 

 

Los lirios colocados ahí pierden su calidad de “plaga”, como generalmente se les considera, porque en permacultura “no existe ese concepto, es cuestión de ver en dónde se coloca un organismo, el entorno y las condiciones necesarias para que sea útil”. Alexandra va más allá y explica que permacultura es una manera diferente de estructurar la vida, en donde no hay “buenos o malos”, sino búsqueda y promoción de condiciones en el sistema bajo las cuales un sujeto sea de mayor utilidad, aprovechando sus mejores características, y este concepto aplica para el ser humano.

Lasaña

Más allá del lago, Alexandra cuenta con una superficie mediana de terreno en la que prepara las más deliciosas lasañas.
Los ingredientes que se necesitan son estiércol de caballo, cartón y paja y el método de preparación es sencillo: colocar una capa gruesa de estiércol rica en lombrices, una de cartón y al final, espolvorear con paja.

La lasaña es una técnica usada en la permacultura para plantar brócoli, coliflor, col, zanahoria, espinaca, cilantro, cebollas, chícharos, ajos, etcétera.
Una vez lista la lasaña, se rompe el cartón y se planta la verdura que se quiere cosechar, ahorrando un considerable trabajo de la tierra porque para eso están las lombrices: ellas laboran hasta a treinta centímetros de profundidad y su alimento preferido es el estiércol de caballo. Mientras comen, oxigenan la tierra, con su movimiento la aflojan, y hacen que esta retenga mejor el agua.

El cartón protege a las lombrices y reduce el gasto de agua del riego por goteo que se utiliza en esta plantación, al 70 por ciento, además de que impide el crecimiento de la hierba.

Es un método que puede prepararse en cualquier extensión de una casa. En superficies pequeñas, en lugar de cartón, Alexandra recomienda utilizar periódico.
Y para cosechar papas, nada mejor que plantarlas directo en el costal en donde se recolectan. Es un método simple: colocar las papas, tierra y en la medida en que vayan creciendo, se les pone más tierra.

“La permacultura alimenta a la gente, no tiene el enfoque de satisfacer al mercado”, subraya Alexandra.

Bosque comestible

El espacio, en los poco más de tres mil metros cuadrados de jardín, está aprovechado al máximo.
De la alberca viva hay una salida de agua que se transforma en un riachuelo que bordea el huerto y al doblar por la parte trasera, poco a poco aumenta su cauce. Estamos entrando al “bosque comestible”.

El riachuelo está rodeado por unas bardas de piedra que no son un simple contenedor de su cauce, sino que también son base para el cultivo de árboles frutales. Sobre estos bordes también se ha colocado la lasaña, pero a diferencia del huerto, aquí se plantan chabacanos, duraznos, manzanas y ciruelos.

A los costados de los bordes, se plantaron árboles nativos de la región que fijan el nitrógeno que sirve de fertilizante a los árboles frutales. Aquí encontramos sábilas, xoconostle, nopal y tuna blanca y roja entre otros.

En total, Alexandra ha plantado 120 árboles y aún faltan 50 más para completar el bosque “comestible”.

Mezcla de verduras

Alrededor de los muros de la casa el espacio no es ocioso. Se pueden encontrar mezclas de verduras.
Se trata de tinas de producción de 60 centímetros de ancho por no más de tres metros de largo, con un depósito de agua colocado entre ellas.

El fondo de la tina tiene 20 centímetros de grava, 20 más de estiércol y 20 más de tierra. El depósito de agua tiene un tubo que desemboca hacia la grava. El agua sube hacia la tierra y de este modo se pueden plantar ahí cebollas, lechugas, rábanos, entre otros.

Aromas y caprichos

Alexandra reservó un pequeño rincón para consentirse. Es un espacio a un costado de la terraza en la que se dio el lujo de plantar otras especies de plantas que alimentan el espíritu y mantienen un ambiente agradable. Desde ahí, se desprenden aromas que relajan y curan.

Encontramos fresnos para colgar las hamacas, jazmín trepador, para ahuyentar los mosquitos, lavanda, saúcos que dan una flor comestible que en forma de jarabe fortalecen el sistema inmunológico y también es una delicia en forma de mermelada.

Un árbol de Neem con varias propiedades curativas; citronellas, mirta, fresas, granadas, cedro limón, lima, membrillo y su preferida, “mi capricho”, las gardenias.



Si quieres saber más sobre permacultura, visita los sitios en Facebook:

Aprender permacultura: con información general, videos…
Red Permacultura Tequisquiapan: para intercambiar información y comentarios entre personas que ya aplican la permacultura.
http://alexandrasacher.wix.com/espacio-para

Buscar