Voces Comunitarias

tu voz, tu fuerza

Ayúdanos a desarrollar Voces Comunitarias

 Voces Comunitarias es un proyecto de Bethics

Lunes, 15 Diciembre 2014 00:00

Diego, 8 años

Escrito por

MaquillajeJugamos a maquillarnos. Todos los niños, menos Diego, están muy entusiasmados. 

Unos se maquillan de algún animal, otros de payaso, cada uno lo que su imaginación les dicta. Uno se quita la camiseta y se hace “tatuajes”. Está feliz.  Otros, menos audaces, solo se pintan un corazón o una flor en el cachete, todos se atreven. Diego no, no puede, no quiere… se niega rotundamente. No toca los colores. 

En sus ojos adivino que se muere de ganas, quisiera probar, pero no puede decir: ¡Si!

Mira el entusiasmo de los compañeros en silencio. Yo lo dejo un rato, observo si de alguna forma llega a animarse. Pero no, su negativa es rotunda.

Le pregunto si él me quiere pintar a mí. Sus ojos brillan y la respuesta es inmediata: ¡Sí!

Con una emoción que llama la atención, desquita todas sus ganas reprimidas de maquillarse él mismo, en mi rostro. Soy su lienzo, me convierto en un garabato. Todos los colores disponibles, todas las líneas en mi cara son un reflejo de sus ansias de no poder decir: sí me atrevo, sí me quiero maquillar.

Le pregunto: Diego, ¿algún día crees poder pintarte? 

El contesta: Claro, pero no como quedaste tu, yo voy a ser un león!

-Y qué tal si comienzas hoy, pintándote en la mano un leoncito?-

Sus ojos brillan, toma un crayón y se dibuja un garabatito pequeño en el torso de la manita. Se atreve…

Hoy reflejó sus intenciones en mí. Se dio cuenta que podemos usar nuestra imaginación para jugar. Que el maquillaje es para jugar, para divertirnos. 

El maquillaje se lava y volvemos a ser nosotros. 

Dejemos que nuestros niños jueguen libremente, que experimenten, se equivoquen, aprendan, eso los irá formando, eso les irá dando seguridad en su toma de decisiones.

Maquillaje

Buscar